Nuestra clave estratégica reside en el diseño, pues ofrece un análisis electrónico fiable e inmediato, así como la posibilidad de poder transportarlo a cualquier parte en la que necesitemos realizar dicho análisis, mediante el análisis alimentario realizado con lenguas electrónicas incorporadas en el dispositivo. Lenguas compuestas por películas ultrafinas nanoestructuradas en el interior de los microcanales de polidimetilsiloxano (PDMS) sellados sobre eletrodos interdigitados de oro,(IDEs, del inglés Interdigirated Electrodes) responsables para la formación de las diferentes unidades sensoriales que forman una lengua electrónica. Estas unidades sensoriales están compuestas por diferentes materiales que proporcionan una impresión digital capaz de distinguir los diferentes tipos de alérgenos a través de medidas de impedancia eléctrica en un dispositivo microfluídico.