Sense(Z) tiene previsto un conjunto de soluciones para los clientes particulares.

Por el lado del hardware se desarrollará un dispositivo biométrico que permita la toma de datos y parámetros tanto fisiológicos como alimentarios para el análisis, estudio y evaluación pormenorizada de los alimentos a ingerir,  mediante el uso de sensores bioalimentarios. Dicho estudio será adaptado de manera individual para las características de cada usuario. Además mediante nuestro dispositivo se pueden conocer las tablas de composición nutricional de un alimento a ingerir ya cocinado y, por lo tanto, alertar de la presencia de alérgenos que puedan producir en el usuario una posible reacción anafiláctica.  También permite conocer el índice calórico presente en una comida, calculando así la ingesta calórica diaria/semanal/mensual realizada por el usuario. Junto a lo anterior, y como complemento a los sensores bioalimentarios, se añadirán otras aplicaciones secundarias no menos interesantes como la función del estudio calórico, gps, podómetro, medidor de temperatura o peso… que complementan a la función principal. De esta forma se da respuesta a una necesidad social perteneciente a las personas que padecen alergias alimentarias, y además con el resto de funciones secundarias se hace que el dispositivo pueda ser empleado por cualquier persona, con problemas alérgicos o no, que esté interesada en poder controlar y gestionar y mejorar su alimentación.

Por otro lado, en la parte que ocupa el software, se desarrolla un ecosistema para la integración del sensor con diferentes dispositivos (móvil, tablet o PC) donde se pueden obtener estadísticas detalladas de los diferentes registros, análisis detallados de los mismos, una red social con recomendaciones de usuarios y un conjunto de datos geopoblacionales que pueden ser empleados como big data